¿Por qué es importante contratar un Seguro de Responsabilidad Civil?

Cuando eres emprendedor o autónomo y tienes que contratar los seguros necesarios para tu empresa, lo más probable es que pienses en los básicos, como son los seguros de daños materiales. Sin embargo, el desempeño de cualquier actividad empresarial y económica implica una serie de responsabilidades como son los daños que dicha actividad pueda ocasionar a terceros.

Como empresario estas obligado a resarcir los daños personales, materiales o económicos que sean causados a un tercero ya sea de forma directa o indirecta. Por lo general, estos daños conllevan consecuencias penales y deben ser reparados. Es entonces cuando debes pensar en un seguro acorde a tu necesidades, ¿qué seguro sería el ideal en este caso?. Un seguro RC.

¿Qué es un seguro RC?

Los seguros de Responsabilidad Civil (RC), basan su fundamento en el artículo 1.902 y 1.903 del código civil, los cuales contemplan: “El que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia está obligado a reparar el daño causado”, y el art 1.903 que añade: “La obligación que impone el artículo anterior es exigible, no sólo por los actos u omisiones propios, sino por los de aquellas personas de quienes se debe responder”, es decir; en tu empresa no solo eres responsable de lo que hagas, sino que también lo eres de lo que hagan los que dependen de ti.

En este orden de ideas, el seguro de Responsabilidad Civil te va a ofrecer la protección que como autónomo necesitas para desarrollar tu actividad con total tranquilidad, pudiendo hacer frente a las situaciones que de forma eventual se presenten y que puedan conllevar costes importantes por resarcimiento de daños producidos a terceros durante el ejercicio de tu actividad profesional.

Tipos de Seguros de Responsabilidad Civil

Tu RC puede ser general o profesional. El seguro de Responsabilidad Civil general cubre los perjuicios causados por daños ocasionados a terceras personas durante el ejercicio normal de la actividad declarada en la póliza. Por ejemplo, un cliente visita tu establecimiento y el suelo se encuentra en mal estado, tropieza, se rompe la pierna y esto le impide trabajar durante cierto tiempo. La RC general, se hará cargo de los perjuicios causados.

La RC profesional se refiere puntualmente a la responsabilidad derivada de tu actividad concreta y cubre las reclamaciones que puedas recibir por parte de un cliente a causa de errores u omisiones durante el desarrollo de tu actividad profesional.

Adicionalmente, puedes contratar una RC de Administradores y Directivos, el cual hace frente a las reclamaciones contra Directivos y Administradores, como consecuencia de los errores o negligencias cometidas por las decisiones tomadas en el ejercicio de sus funciones.

Si bien es cierto que no puedes controlar todo lo que sucede en torno a tu empresa, si puedes protegerte y trabajar tranquilo.

¡En Gestoría Rincón queremos asesorarte acerca de la importancia de contar con este tipo de seguros y te ofrecemos el que más se ajuste a tus necesidades!

Llámanos y te solucionamos cualquier duda 946761916