¿Se puede seguir cotizando a la Seguridad Social sin trabajar?

¿Cotizar a la Seguridad Social sin trabajar?. Esta es una pregunta de muchos clientes de Gestoría Rincón que por un motivo u otro han dejado de trabajar, pero no quieren que la futura prestación de pensiones disminuya, sobre todo, si han estado cotizando en tramos altos.

Parece que sí se puede a través de un mecanismo especial pero debes saber que para poder cobrar una pensión se debe alcanzar un mínimo de 15 años cotizados.

En caso de tener dos años cotizados deben estar comprendidos en los 15 años inmediatamente anteriores a solicitar la prestación.

Es el caso de alguien que con 61 años se queda sin empleo llevando 13 años cotizados y no tenga posibilidad de encontrar otro empleo antes de llegar a la edad de jubilación (65 años, y 67 a partir de 2027), le podría interesar cotizar los 2 años que le faltarían mediante otro método.

Lo mismo le ocurriría a alguien que a pesar de tener 15 o más años cotizados, en los últimos 15 años previos a la jubilación, no haya tenido empleo y necesitaría cotizar 2 años para no perder el derecho a la pensión.

Por lo tanto, cotizar en la Seguridad Social, pero sin trabajar es posible a través de una vía, los llamados convenios especiales con la Seguridad Social. Dichos convenios son acuerdos voluntarios entre un trabajador y la Tesorería General de la Seguridad Social que permiten a esa persona seguir cotizando.
Este proceso es posible gracias al abono de una cuota mensual al INSS, así las personas pueden cotizar sin trabajar. Ahora bien, no todos los ciudadanos pueden ser candidatos a suscribirse a dicho convenio para cotizar en la Seguridad Social sin trabajar.

A continuación, te informamos de algunas características que deben tener los ciudadanos a optar por dicho beneficio:

  • Cualquier trabajador que no esté dado de alta en la Seguridad Social, ni como empleado por cuenta ajena ni como autónomo.
  • Todos aquellos empleados en situación de alta con contrato fijo, pero siempre que hayan cumplido los 65 años y tengan cotizados 35 de ellos.
  • Todas aquellas personas pluriempleadas, en el momento en que finalice uno de sus trabajos. Para seguir cotizando de forma convencional por sus otros empleos, para compensar que ya no cotiza por el empleo que ha dejado de ejercer.
  • También para aquellos que han agotado la situación de desempleo y dejan de cotizar.
  • Aquellos trabajadores a quien se les haya reconocido una Incapacidad Permanente Total, es decir que cuando trabajen en un empleo distinto al que fue causa de su pensión y lo finalicen, podrá cotizar suscribiéndose al convenio especial.
  • También se aplica para aquellas personas que han conseguido un nuevo trabajo, pero cotizan menos con este que con su anterior empleo.

En cada una de estas circunstancias, se puede recurrir a los convenios especiales para cotizar en el Seguridad Social, sin trabajar.