Seguro de hogar, varios consejos a la hora de contratar

¿Quieres contratar tu seguro de hogar?. En general, la tendencia de todos es intentar ahorrar dinero en los seguros, parece ser que si no contratas el más barato, no te sientes realizado. Sin embargo, podemos cometer errores de los que luego nos arrepintamos, al tomar una decisión por precio sin ver que hay detrás de este.

Tampoco se trata de contratar el más caro, pues en este caso no podemos afirmar que es el mejor y que lo cubre “todo, todo, todo….”

Lo importante, es contratar el seguro que más nos convenga, al mejor precio posible, pero teniendo el cuenta el alcance de las coberturas incluidas.

Contacta con un profesional que te ayude

No todos sabemos de todo y siempre es mejor consultar con un profesional que nos ayude a decidir al respecto. Contratar un seguro de hogar es muy sencillo y en función de lo que necesitemos, podemos buscar la mejor alternativa calidad precio.

El seguro de hogar no es un contrato de mantenimiento, por el cual, todo lo que ocurra en la vivienda pueda o deba estar cubierto por una póliza de seguros. Por lo tanto, es muy importante que un profesional os informe que se cubre y que no se cubre para evitar problemas a futuro cuando ocurra cualquier siniestro.

El seguro no es obligatorio pero si necesario

La normativa legal en España no obliga a los propietarios ni a los alquilados a suscribir un seguro para su vivienda. El seguro de hogar no es obligatorio en España, salvo en el caso de que necesites financiación para la compra –hipoteca- y la exigencia por parte de la financiera se centra en el valor del inmueble, en coberturas básicas, sin entrar en otros aspectos de interés para el propietario.
En general, un contrato vinculado a una hipoteca cubre el continente (valor de la vivienda) con sus garantías básicas y no cubre el contenido (valor del mobiliario, enseres…) o la responsabilidad civil del propietario frente a terceros.

Por lo tanto, no siendo obligatorio o siéndolo cuando hay una hipoteca, lo importante es adecuarlo a las necesidades de cada uno.

Evita quedarte con el primer seguro de hogar que te propongan, sobre todo si se trata de la entidad bancaria con la que estás contratando la hipoteca. Merece la pena invertir un poco de tiempo, escuchar la recomendación de los expertos y planificar las distintas opciones que se planteen.

Analizar el contenido de tu hogar

Una de las principales razones para contratar un seguro de hogar es proteger todo lo que tienes dentro contra robos, incendios, roturas… El contenido de tu vivienda se debe asegurar al valor real o de lo contrario, la indemnización puede verse reducida.

La prima de un seguro de hogar será más elevada cuando mayor sea el valor de los bienes incluidos en la vivienda. No debemos bajar el importe de dichos bienes por abaratar el coste del seguro, ya que en este caso, si hubiese un siniestro y los valores reales son superiores, la indemnización se vería afectada proporcionalmente al valor asegurado, por lo tanto, sería inferior a lo esperado.

Es importante, revisar de forma periódica el valor del contenido e ir ajustándolo en la póliza de seguro a la realidad para que de esta forma no tengas problemas en caso de un siniestro y de la correspondiente indemnización.

Duplicidad de coberturas

La duplicidad de coberturas se da con cierta frecuencia y es importante evitarla porque definitivamente es un gasto absurdo. El caso más habitual para los contratos de viviendas se da cuando la vivienda pertenece a una comunidad de vecinos que tiene su seguro conjunto.

La comunidad tiene distintas opciones a la hora de contratar y dependiendo del contrato puede tener coberturas para los daños que ocasionen los elementos comunes y tener excluido todo lo que ocurra a consecuencia de los privativos de cada vivienda.

Por lo tanto, es importante conocer qué cubre el seguro de la comunidad y contratar un seguro personal que complemente lo que no está cubierto, de esta forma tenemos la tranquilidad de tener el mayor alcance posible para lo que pueda ocurrir.

No vas a usarlo nunca o casi nunca

Una de las eternas quejas de los consumidores respecto a los seguros de hogar es que resultan poco prácticos en el día a día, además, suele ocurrir que cuando tienes un siniestro no está cubierto. Esto depende de la tipología de contrato que tengamos, de si se trata de seguro básico o se trata de un seguro ampliado con mayores coberturas.

Aun cuando muchos consumidores piensan que podría prescindir del seguro, pues no le ve directamente una utilizad, se olvidan que como propietario son responsables de todo lo que pueda ocurrir y que perjudique a terceros. Un incendio o una fuga de agua de la vivienda, pueden generar unos daños a los vecinos, a la comunidad, al colindante, a personas… y le van a reclamar como causante, tenga seguro o no.

Otro detalle importante y del que últimamente estamos sensibles, por lo que sí o sí deberíamos tener un seguro aunque no ocurra nada, es por tener cubiertos los daños extraordinarios, atmosféricos y catástrofes como ha ocurrido recientemente en La Palma. Todos los que tenían seguro, han cobrado del “consorcio”, frente a los que no tenían seguro que solo podrás acceder a las ayudas públicas.

Algunas coberturas importantes

Los seguros de hogar que comercializan las entidades aseguradoras suelen tener una amplia gama de coberturas, desde básicas, adicionales y opcionales, así como en muchos casos permiten contratar solo aquellas que consideran necesarias para cada tipológica de vivienda o para cada cliente. Hay muchas de estas coberturas o servicios que las aseguradoras incluyen sin coste adicional y otros tienen coste.

Más allá de las coberturas propias del contrato de seguro, como son el incendio, robo, daños por agua, responsabilidad civil … , existen servicios adicionales que nos pueden ayudar a resolver algunos problemas puntuales dentro del hogar, como: asistencia en el hogar, bricolaje, asesoramiento jurídico, asistencia informática, localización de profesionales,..

Todas estas garantías o servicios buscan enriquecer el seguro de hogar, haciéndolos más prácticos y útiles. No obstante, son coberturas que tienen limitaciones, y por tanto, antes de solicitar dicho servicio debemos saber el alcance del mismo para no tener problemas después. Por lo tanto, merece la pena conocer todo el catálogo de posibilidades actuales e innovadoras antes de cerrar el contrato de tu seguro de hogar.

Por último, se debe buscar un seguro de hogar que se ajuste a tu presupuesto, a tus necesidades, dentro del marco de lo obligatorio si está vinculado a una hipoteca, de lo complementario si formas parte de una comunidad o de forma personal.

Importante, revisar la póliza de hogar de forma periódica, adecuando los capitales asegurados a la realidad.

Para todo ello siempre puedes contar con la ayuda y asesoramiento de un profesional como Gestoría Rincón para que te guie y tomes la mejor decisión posible.