Los planes de pensiones, alternativa para el ahorro

Como venimos viendo estos últimos años y siendo realistas, en un futuro cercano la transformación demográfica que está experimentando España, así como el progresivo envejecimiento de la población y la llegada a la jubilación de la generación del baby boom, va afectar directa y negativamente al sistema público de pensiones.

En cualquier caso, de nosotros dependerá en que situación nos encontraremos en dicho momento, a la jubilación, pues está en nuestras manos afrontar la nueva situación y para ello debemos ir preparando el camino.

Si bien es cierto que todo lo anterior afectará al sistema público de pensiones, no se está pensando en su desaparición, sino en que se ajusten los importes a percibir del sistema y que los ciudadanos seamos capaces de complementar el resto.

Tras las últimas reformas del sistema público de pensiones, sabemos que vamos “a cobrar menos cantidades y más tarde”, por lo tanto, los planes de pensiones van a ser la opción más accesible para aquellos ahorradores que quieran complementar su jubilación. 

Pero dicho esto, vamos analizar lo que son.

¿Qué es un plan de pensiones?

Se trata de un instrumento para ahorrar con el objetivo de asegurarse una retribución tras la jubilación que complemente la cantidad que se cobrará del Estado.

En la mayoría de los casos los planes de pensiones son de contratación individual, sin embargo algunas empresas facilitan estos vehículos a sus empleados, pero de manera minoritaria.

Antes de abrir un plan de pensiones, hay que analizar qué tipo se adapta mejor al perfil del contratante. Se deben tener en cuenta factores como la capacidad de ahorro, la edad y los años que quedan para la jubilación.

¿Tipos de planes de pensiones?

Los planes de pensiones funcionan realizando aportaciones periódicas o de forma puntual por parte del contratante, pudiendo elegir entre distintas modalidades de inversión.

Según los criterios que se establezcan en la política de inversión podemos distinguir diferentes opciones:

  • Planes de pensiones de renta fija: el capital se invierte en activos financieros seguros, por lo que el riesgo que asume el titular es bajo y, en consecuencia, también la rentabilidad.
  • Planes de pensiones garantizados: estos planes ofrecen un rendimiento garantizado, es decir, está prefijado de antemano.
  • Planes de pensiones de renta variable: la política de esta tipología es más agresiva, ya que se invierte en productos más arriesgados, como acciones de Bolsa. En este caso, se puede obtener una gran rentabilidad, aunque el riesgo es mayor por el alto nivel de volatilidad.
  • Planes de pensiones mixtos: este tipo de planes combina la inversión en renta fija y en renta variable. De este modo, se reduce el riesgo y se aprovechan las ventajas de ambas modalidades.

¿Quiénes pueden ofrecer los planes de pensiones?

Los planes de pensiones son productos financieros que pueden ser ofrecidos por diversas entidades autorizadas y reguladas por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP). Las entidades que pueden ofrecer planes de pensiones en España son:

  • Bancos
  • Cajas de ahorros
  • Compañías de seguros
  • Gestoras de fondos de inversión
  • Entidades de previsión social
  • Gestoras de carteras

¿Qué gastos tiene el plan de pensiones?

Los gastos pueden variar según la entidad financiera que ofrezca el plan y las condiciones específicas. Por lo general, los costes asociados con los planes de pensiones en España pueden incluir los siguientes:

  • Comisión de apertura: algunas entidades pueden cobrar una comisión inicial por la apertura de un plan de pensiones. Esta comisión puede ser un porcentaje de la cantidad que se planea invertir o una tarifa fija.
  • Comisión de gestión: la mayoría de los planes de pensiones tienen una comisión de gestión anual, que se cobra como un porcentaje de los activos bajo gestión. Esta comisión se utiliza para cubrir los costos de administración y gestión del plan.
  • Comisión por aportaciones: algunos planes pueden cobrar una comisión cada vez que se realice una aportación adicional a tu plan.
  • Comisión de rescate: si se decide retirar el dinero del plan de pensiones antes de la edad de jubilación o antes de cumplir ciertos requisitos, es posible que se aplique una comisión por rescate.
  • Gastos de transacción: dependiendo de las inversiones que se elijan dentro del plan de pensiones, se podría incurrir en gastos de transacción al comprar y vender activos, como acciones o bonos.

¿Qué puedo aportar a un plan de pensiones?

Las aportaciones que el titular puede realizar a un plan de pensiones ya sea de manera periódica o puntual, son las siguientes:

  • Las aportaciones máximas no pueden superar los 1.500 euros al año
  • Si se realizan aportaciones al plan de pensiones del cónyuge, el límite está fijado en 2.500 euros anuales. (1.500 individual + 1.000 cónyuge)
  • En el caso de los usuarios con una minusvalía psíquica o física igual o superior al 65%, el máximo anual asciende hasta los 24.250 euros, donde se incluyen las aportaciones realizadas a su favor por otras personas hasta 10.000 euros al año.

¿Cuánto desgrava un plan de pensiones?

Las aportaciones a un plan de pensiones pueden desgravar en la declaración de la renta, lo que significa que se puede deducir de la base de rendimientos del trabajo con ciertas limitaciones:

  • Límite de aportación deducible:
    • → el titular 1.500 euros.
    • → aportación al cónyuge 1.000 euros adicionales si los ingresos de este son inferiores a 8.000 euros anuales
    • → hasta 8.500 euros adicionales, para aportaciones de planes de pensiones de empresa.
  • Ventana fiscal: las aportaciones a planes de pensiones realizadas durante el año fiscal pueden deducirse en la declaración de la renta correspondiente a ese año.
  • Tributación diferida: los rendimientos adicionales generados por el plan de pensiones no se gravan hasta que se produzca el rescate, generalmente durante la jubilación.

¿Cuándo se puede rescatar un plan de pensiones?

Aunque la jubilación es el principal objetivo de la contratación de un plan de pensiones, existen otros supuestos de liquidez que permite disponer del dinero de forma anticipada, se trata de las siguientes situaciones:

  • Incapacidad permanente, ya sea total, absoluta o gran invalidez.
  • Dependencia severa o gran dependencia.
  • Enfermedad grave, tanto del titular como del cónyuge y ascendientes o descendientes de primer grado.
  • Paro de larga duración después de haber agotado la prestación contributiva o no tener derecho a ella.
  • Fallecimiento del titular. En este caso, son los beneficiarios o herederos quienes reciben el capital acumulado.
  • Después de que transcurran 10 años desde la contratación del plan de pensiones a partir del 1 de enero de 2025.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imagen de <a href=»https://www.freepik.es/foto-gratis/mano-mujer-sosteniendo-tarro-cristal-billetes-monedas-euro-sobre-fondo-madera_3088564.htm#page=2&query=ahorro%20senior%20euros&position=43&from_view=search&track=ais&uuid=fac59470-ac7b-44fa-bb62-93440552068c»>Freepik</a>